El derecho internacional de los derechos humanos

El movimiento internacional de los derechos humanos se fortaleció con la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. Redactada como “un ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse”, en la Declaración, por primera vez en la historia de la humanidad, se establecen claramente los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales básicos de los que todos los seres humanos deben gozar. A lo largo de los años lo establecido en la Declaración ha sido ampliamente aceptado como las normas fundamentales de derechos humanos que todos deben respetar y proteger. La Declaración Universal, junto con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y sus dos protocolos facultativos, y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, forman la llamada “Carta Internacional de Derechos Humanos”. 

Una serie de tratados internacionales de derechos humanos y otros instrumentos adoptados desde 1945 han conferido una base jurídica a los derechos humanos inherentes y han desarrollado el conjunto de derechos humanos internacionales. En el plano regional se han adoptado otros instrumentos que reflejan las preocupaciones específicas en materia de derechos humanos de la respectiva región, y en los que se establecen determinados mecanismos de protección. La mayoría de los Estados también ha adoptado constituciones y otras leyes que protegen formalmente los derechos humanos fundamentales. Si bien los tratados internacionales y el derecho consuetudinario forman la columna vertebral del derecho internacional de derechos humanos, otros instrumentos, como declaraciones, directrices y principios adoptados en el plano internacional contribuyen a su comprensión, aplicación y desarrollo. El respeto por los derechos humanos requiere el establecimiento del estado de derecho en el plano nacional e internacional.

El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que los Estados deben respetar. Al pasar a ser partes en los tratados internacionales, los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos. L a obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos.

A través de la ratificación de los tratados internacionales de derechos humanos, los gobiernos se comprometen a adoptar medidas y leyes internas compatibles con las obligaciones y deberes dimanantes de los tratados. En caso de que los procedimientos judiciales nacionales no aborden los abusos contra los derechos humanos, existen mecanismos y procedimientos en el plano regional e internacional para presentar denuncias o comunicaciones individuales, que ayudan a garantizar que las normas internacionales de derechos humanos sean efectivamente respetadas, aplicadas y acatadas en el plano local.

Más información

Advertisements

Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos visitará Colombia

 
GINEBRA (14 de abril 2015) – La Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Flavia Pansieri, iniciará el miércoles una visita oficial a Colombia con el fin de dialogar sobre la situación de los derechos humanos en el país con autoridades, defensores y defensoras de derechos humanos, víctimas de violaciones a los derechos humanos, representantes de sociedad civil, pueblos étnicos y la comunidad internacional.La Alta Comisionada Adjunta visitará las ciudades de Puerto Asís y Mocoa, en Putumayo;  Popayán, en Cauca. En estas tres primeras ciudades la señora Pansieri se reunirá con representantes de pueblos indígenas, afrodescendientes, campesinos, organizaciones de mujeres y autoridades locales. En estas visitas la Alta Comisionada Adjunta podrá conocer de primera mano cómo es el ejercicio de los derechos humanos en la vida cotidiana de las comunidades visitadas.

En Bogotá, la señora Pansieri tiene previsto encuentros con la Ministra de Relaciones Exteriores, el Ministro del Interior, el Ministro Consejero para el Postconflicto, Derechos Humanos y Seguridad,  el Consejero Presidencial para los Derechos Humanos, el Alto Comisionado para la Paz, el Ministro de Defensa, el Defensor del Pueblo, el Director de la Unidad de Restitución de Tierras, la Directora de la Unidad de Víctimas, el Director General de la Policía, el Vice fiscal General de la Nación y el Director Ejecutivo de la Federación Nacional de Personeros.

Asimismo, sostendrá reuniones con representantes de defensores y defensoras de derechos humanos, víctimas, con miembros de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, y otros representantes de sociedad civil. La Alta Comisionada Adjunta también se reunirá con diversos representantes de la comunidad internacional.

Para finalizar su visita a Colombia, la Alta Comisionada Adjunta ofrecerá una rueda de prensa en la cual presentará los resultados de su visita. Esta rueda de prensa tendrá lugar el martes, 21 de abril a las 10:00 hrs en las instalaciones de su Oficina en Bogotá: Calle 113 No. 7-45, Torre B, Oficina 1101, Edificio Teleport Business Park, 4ª.

A solicitud del Gobierno, ONU Derechos Humanos se estableció en el país en 1996, con el mandato de observar la situación de los derechos humanos y brindar asistencia técnica.  Desde entonces, el mandato de la Oficina ha sido renovado en varias ocasiones; la última renovación fue en octubre de 2014, fecha en que el Ministro de Relaciones Exteriores solicitó la presencia de la Oficina hasta el 31 de octubre de 2016.

FIN

ONU Derechos Humanos  – Colombia:
http://www.hchr.org.co/

Conozca más sobre la Alta Comisionada Adjunta de la ONU para los Derechos Humanos:
http://www.ohchr.org/SP/AboutUs/Pages/DeputyHighCommissioner.aspx

Liberdade de expressão, atividade jornalística e desenvolvimento


Em relação à oportuna matéria divulgada no Jornal Nacional de 18 desse mês de Dezembro, que informa sobre os protestos contra mais um caso de desrespeito à liberdade de imprensa no Brasil, há que manifestar solidariedade aos jornalistas atingidos e reafirmar o repúdio à violação da atividade jornalística. De acordo com os protestos, devem defender que o sigilo da fonte garante a própria liberdade de imprensa e violar esse sigilo é inadmissível.

O jornalismo e os meios de comunicação, por via da atitude de compartilhamento, tendem naturalmente para uma vinculação com os direitos humanos e qualquer violação da atividade jornalística é no mínimo desastrosa. Desde o ponto de vista do desenvolvimento, a atividade jornalística situa-se na linha avançada do direito de saber que, por sua vez, é um requisito para a liberdade de pensamento e de consciência, assim como a liberdade de pensamento e a liberdade de expressão formam as condições necessárias para a liberdade de acesso à informação.

Leia a matéria completa teclando aqui.
***

Por primera vez derechos humanos campesinos ante la OEA

Reproduzo aqui mensagem recentemente divulgada na Web de Minga Informativa em favor dos Direitos Humanos na América Latina

 

Autor:
CLOC-Vía Campesina
2013-10-27 15:00:00

Frente a la continua afectación de derechos humanos en los sectores rurales del continente, la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC-Vía Campesina, presentará en audiencia con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un informe sobre la situación de los derechos económicos, sociales y culturales de las comunidades campesinas de América Latina y el Caribe.

 

Con este informe se busca vincular los procesos de investigación y acompañamiento a nivel continental y denunciar las problemáticas que se dan en el contexto del campesinado, para abarcar el proceso de la consolidación o vulnerabilidad de los derechos campesinos ante esta instancia de la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

La audiencia se da en el marco del 149° periodo ordinario de sesiones de la CIDH, con sede en la ciudad de Washington, el cual se llevará a cabo el 29 de octubre de 2013. Los ejes principales del informe son: campesinado como sujeto de los derechos económicos, sociales y culturales; los obstáculos para el goce efectivo de los derechos a la alimentación y el territorio y cómo éstos impactan sobre las poblaciones rurales, en especial sobre las mujeres y los defensores y defensoras de los derechos humanos, en relación a la criminalización de la lucha social.

 

Para la elaboración de este documento, la CLOC contó con el apoyo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), importante institución argentina en materia de defensa de los derechos humanos.  Cabe recalcar que la CLOC es una instancia de articulación continental con 20 años de compromiso constante con la lucha campesina y representa a trabajadores y trabajadoras, indígenas y afrodescendientes de toda América Latina y el Caribe.

 

El informe contiene datos estadísticos que revelan las consecuencias de las políticas neoliberales y el modelo de producción agrícola industrial, y cómo inciden estos en los derechos humanos campesinos.  Entre otros, se destacan:

 

Actualmente, 595 millones de personas habitan en América Latina, de las cuales el 20,5% vive en zonas rurales.

 Según el Fondo Internacional para el Desarrollo de la Agricultura, la pobreza en zonas rurales de América Latina y el Caribe es el doble de la que se presenta en los centros urbanos, además, es la región mundial con más desigualdad de ingresos.

 El 80% de quienes sufren hambre y el 75% de quienes se encuentran en extrema pobreza son habitantes rurales; esto se presenta con mayor intensidad en América Latina.

 En el caso de Brasil se planea destinar 70 millones de hectáreas de la Amazonía para agrocombustibles.

 En Guatemala, entre 1990 y 2004, la producción de maíz nativo se redujo en un 15,7%.

 

La sustentación estará a cargo de representantes de la CLOC-VC y del CELS. Esta audiencia será transmitida en vivo por el canal web de la ONU: http://webtv.un.org/

 

 

 

Comunicación CLOC-Vía Campesina

Ícone+legenda SSF_RIOpeq

Pelo fechamento do cárcere de Guantánamo

A Alta Comissária das Nações Unidas para os Direitos Humanos Navi Pillay se pronunciou no dia cinco deste mês de Abril pela ilegitimidade e abusividade da detenção indefinida dos presos do campo de prisioneiros mantido pelos Estado Unidos na baia de Guantánamo em Cuba, e denunciou nisto uma grave violação do Direito Internacional. No seu dizer  “the continuing indefinite incarceration of many of the detainees amounts to arbitrary detention and is in clear breach of international law”. A Alta Comissária protestou o desapontamento dos Direitos Humanos de que o Governo dos Estados Unidos não tivera habilidade para fechar o campo da Baia de Guantánamo a despeito de seu repetido compromisso em fazer isso.

Agora, nesses dias, na sequência da publicação dia 15 pelo New Work Times de um artigo redigido por um detento, o mundo toma conhecimento de que há meses está acontecendo uma greve de fome protagonizada por muitos prisioneiros (43) contra sua detenção indefinida. Tal fato reacendeu o debate público.

Lembram que o fechamento de Guantánamo foi promessa do Presidente Barack Obama desde 2009, quando começou seu primeiro mandato e as críticas chovem porque a existência da prisão já durou mais do que as duas guerras herdadas do governo anterior (2001-2009).

Como sabem Obama incluiu em sua plataforma eleitoral o fechamento de Guantánamo e o compromisso de que Estados Unidos respeitaria o direito humanitário internacional. Firmou um decreto em 2009 que promete cerrar o cárcere, mas nada disso ocorreu. Ademais detém a capacidade de mando para tirar os presos de Guantánamo e transferi-los para uma prisão civil, porém isto não é feito há mais de dois anos. Ao que se sabe, a maioria das pessoas que há seis anos estão nessa situação, têm autorização para ser liberadas.

Tudo leva a crer que Obama não quer arriscar seu prestígio político com o fechamento de Guantánamo. Sem embargo, devia fazê-lo, ao menos para incentivar a promoção das convenções internacionais sobre os Direitos Humanos, os Direitos Civis e Políticos.

Jacob (J.) Lumier Autor JLumier2012